• Una nueva época para la mujer

Sobrepasando el techo de cristal

Son muchos los desafíos y retos que el género femenino ha enfrentado a lo largo de la historia para sobresalir y ser incluido en todos los ámbitos de la sociedad.

En la etapa actual la mayoría de las mujeres profesionistas nos encontramos afrontando un reto muy particular denominado: “Techo de Cristal”, término que se acuñó en 1986 en Estados Unidos a través de un artículo de mujeres ejecutivas publicado por Hymowitz y Schellhardt en el Wall Street Journal[1]

“Techo de Cristal” es una metáfora que se entiende como una barrera invisible que limita a las mujeres trabajadoras altamente calificadas a alcanzar los niveles jerárquicos más elevados en el mundo de los negocios y la política. 

Lo anterior derivado de una cultura patriarcal predominante en el entorno económico, político y social. Un ejemplo histórico clave que marcó de manera relevante el limitado involucramiento de las mujeres en dichos entornos, fue la restricción a votar e incluso el poder participar en puestos de elección popular. 

El derecho al voto de las mujeres inició a principios del siglo XX y de manera gradual a lo largo de todo el siglo, teniendo un mayor impacto después de la segunda Guerra Mundial. 

Finalmente, las medidas legislativas de las administraciones públicas influyen de manera importante en limitar o promover la diversificación de géneros en los diferentes entornos. 

En cuanto a los acontecimientos históricos, durante la década de los 40’s, el techo (barrera) para el desarrollo profesional de las mujeres se caracterizaba por ser de mármol[2]. En ese periodo de tiempo era impensable que una mujer se le permitiera participar en las altas esferas de los negocios o la política, por lo que fueron pocas las mujeres que lograron sobresalir en aquella época. 

Posterior a la conclusión de la segunda Guerra Mundial, la participación de la mujer en el entorno profesional a lo largo de la mitad del siglo XX ha mostrado avances destacados, aunado al crecimiento global de las relaciones comerciales y financieras, los avances tecnológicos, así como los cambios graduales en las legislaciones de los gobiernos en la mayor parte del mundo, empezando así a promover el involucramiento de la mujer en el ámbito social, económico y político.  

Si en la década de los 40’s el techo se caracterizaba por ser de “mármol”, para la década de los 80’s el techo ya se había convertido en cristal. Ahora bien, el siguiente reto para el género femenino en esta  nueva etapa que va desde la década de los 80’s del siglo XX hasta la fecha es romper y sobrepasar ese techo de “cristal”, es decir, comenzar a formar parte en los puestos claves de las organizaciones empresariales y de la política, así como también destacar de manera importante en otros ámbitos: científico, arte, deporte, etc.

En cuanto al ámbito profesional, las mujeres en los últimos tiempos han contribuido en los diferentes puestos que componen el organigrama de cada organización empresarial (como resultado de una diversificación de género), lo que se ha visto reflejado en el desarrollo e innovación en los modelos de negocios y cadenas de valor de los diferentes corporativos empresariales que conforman el mundo global de los negocios. Asimismo, las mujeres han aportado y sumado a las estrategias de negocio del corto, mediano y largo plazo, logrando que dichas organizaciones sean capaces de prolongar su permanencia en el mercado, así como también de penetrar y abrir nuevos horizontes de negocio.  

Aunado a la contribución del género femenino al ecosistema empresarial mencionado anteriormente, a las mujeres se les ha permitido ocupar puestos de alta dirección e incluso participar y presidir consejos de administración de grandes e importantes corporativos, convirtiéndose en líderes estratégicos.

Ahora bien, en cuanto al ámbito de la política, la participación del género femenino también ha sido destacada. Varios países ya han sido gobernados y dirigidos por mujeres.

Definitivamente la participación del género femenino ha sido notoria en todos los ámbitos que pudiésemos mencionar.  

El siglo XXI es el tiempo en que las mujeres empiezan a romper el “Techo de Cristal” y a su vez a romper paradigmas e incursionar cada vez más en puestos de poder en el ámbito de los negocios y la política, así como en otros entornos de la sociedad que el siglo pasado eran inimaginables. 

Sin embargo, existen desafíos importantes a considerar, como los altibajos en la participación de las mujeres en puestos directivos de acuerdo a la publicación del 08 de marzo en la página de internet de la Firma Salles, Sainz - Grant Thornton referente al tema de “mujeres directivas: más allá de las políticas para lograr el progreso”, señalando que “durante el último año, las empresas de todo el mundo han dado un paso adelante y otro atrás en materia de diversidad de género en el liderazgo. A nivel global, el porcentaje de empresas con al menos una mujer en la alta dirección ha crecido significativamente, del 66% al 75%. Pero al mismo tiempo, la proporción de cargos directivos ocupados por mujeres ha caído marginalmente.”

Para efectos de revertir esta disminución marginal, se deben redoblar esfuerzos a través de una labor conjunta en el avance de la implementación de medidas legislativas por parte de las administraciones públicas, así como de políticas dentro del mismo ecosistema empresarial que continúen contribuyendo a la diversidad de género en cargos directivos.

Hoy en día la mayoría de los corporativos están implementando políticas para expandir la diversidad de género en su organigrama y afianzar la participación de las mujeres en las esferas más elevadas de las organizaciones e incluso en sus consejos de administración, teniendo la oportunidad de presidir y dirigir estos mismos. Lo anterior, con el objeto de equilibrar la toma de decisiones en cuanto al rumbo a seguir de dichas organizaciones.

Dicha publicación por parte de la Firma Salles Sainz Grant Thornton también señala los avances en las políticas que ya han sido implementadas por las empresas a nivel mundial, con el objeto de incrementar la diversidad de género en sus organizaciones:

“… igualdad salarial (81%) y a la no discriminación para el reclutamiento (71%), seguidas de las de licencia por maternindad/paternidad remunerada (59%), horarios flexibles (57%), modalidades de trabajo a tiempo parcial (54%) y remoto (40%), como se muestra en la Figura 4. Entre las políticas menos habituales se incluyen el establecimiento de cuotas (15%) y el vínculo del salario de la alta dirección a los avances conseguidos en la diversidad de género (17%), seguidas de la ayuda económica para el cuidado de niños y la publicación de datos sobre la diversidad de género (20% ambos indicadores).” 

Todas estas políticas definitivamente han contribuido en la diversidad de género en el entorno empresarial, dando como resultado una amplia gama de variedad de talentos y aptitudes.

Sin embargo, aún se requiere el continuar avanzando más rápido en la implementación de este tipo de acciones, así como en la ejecución de nuevos e innovadores procedimientos que permitan afianzar la diversidad de género y mantener el equilibrio en los diferentes puestos que conforman el organigrama empresarial.

Actualmente el personal de una empresa (sustentado en una diversidad de género) es considerado como uno de sus activos más valiosos en toda organización empresarial, siendo uno de los detonadores clave en la generación de valor de una empresa, para la cual, las mujeres han contribuido de manera importante.  

En un mundo globalizado y volátil en el cual nos encontramos, es importante definir de manera óptima, estrategias de crecimiento integral, es decir, acciones que impulsen desde los colaboradores de una organización de manera individual hasta la misma empresa en todo su conjunto, rompiendo preceptos tanto en el desarrollo e innovación de sus actividades de negocio como en la manera de ejercer el liderazgo.

El proceso de pasar de un techo de mármol a un techo de cristal para efectos del desarrollo profesional de una mujer en el entorno social, económico y político implicó enormes desafíos.

El reto de ir rompiendo el techo de cristal ha ido de la mano con la implementación de medidas legislativas por parte de las administraciones públicas para fomentar la diversificación de género no solo en el entorno empresarial sino en todos sus ámbitos, así como las diversas políticas que se han establecido en el entorno empresarial, lo cual ha permitido que las mujeres tengan una participación importante en cada uno de los puestos que compone el organigrama de toda organización, hasta formar parte de los puestos directivos y de los consejos de administración.

Sin embargo, para efectos de incrementar ese porcentaje de representación de mujeres en las altas esferas de las organizaciones, definitivamente se requiere de un mayor esfuerzo y trabajo en conjunto de los gobiernos y empresas para continuar fomentando la inclusión de las mujeres en los puestos directivos y de liderazgo en el entorno empresarial, esto mediante la implementación de innovadoras acciones y estrategias. La clave está en romper paradigmas en la dirección y liderazgo en el mundo de los negocios.                                  

“El verdadero trabajo en equipo es cuando se unen de manera armónica todos los talentos de sus integrantes” Beatriz Guadalupe Guerra Correa

Escrito por: Beatriz Guadalupe Guerra Correa, Socia de Salles Sainz Grant Thornton

[1] Hymowitz, C. y Schellhardt, T.D. (1986). El Techo de Cristal: Por qué las mujeres no parecen romper la barrera invisible que les impide alcanzar puestos altos. Wall Street Journal.  

[2] Mujeres rompiendo el techo de cristal: el caso de las universidades. http://www.posgrado.unam.mx/publicaciones/ant_omnia/41/07.pdf


- Fin –

Contacto de prensa:

Héctor Campio
T 52460100 ext 307
C 5545770846

Acerca de Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C.
Salles, Sainz - Grant Thornton, S.C. es una firma mexicana de contadores públicos con más de 35 años de experiencia proporcionando servicios de auditoría, impuestos, consultoría y outsourcing. La Firma tiene un prestigio impecable, reconocida por el riguroso nivel técnico y ético con el que ofrece sus servicios profesionales.

Salles, Sainz – Grant Thornton es miembro de Grant Thornton International Ltd, una de las organizaciones líderes en el mundo de firmas de contabilidad y consultoría con propiedad y administración independiente. Grant Thornton International Ltd es una organización de $5,000 millones de dólares facturados por sus firmas miembro, con más de 50,000 personas en más de 130 países.