• Proyecto BEPS. Reformas al Sistema tributario internacional para frenar la elusión fiscal por parte de empresas multinacionales

Proyecto BEPS. Reformas al Sistema tributario internacional para frenar la elusión fiscal por parte de empresas multinacionales

El pasado 5 de octubre, la OCDE presentó el paquete definitivo de medidas para llevar a cabo una reforma integral coherente y coordinada de la normativa tributaria internacional para combatir la elusión fiscal por parte de empresas multinacionales.

El Proyecto OCDE/G20 de lucha contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (por sus siglas en inglés BEPS), proporciona soluciones para limitar los vacíos normativos existentes a nivel internacional que permiten que los beneficios de las empresas desaparezcan o sean trasladados artificialmente hacia jurisdicciones de baja o nula tributación.

Los resultados de BEPS estiman pérdidas globales de recaudación del impuesto sobre sociedades de entre 100 a 240 mil millones de dólares estadounidenses al año, y en los países en vías de desarrollo el impacto es superior, debido a su mayor dependencia de la recaudación por dicho impuesto.

El Plan de acción BEPS gira en torno a tres líneas de actuación fundamentales:

  • Dotar de coherencia a las normas de derecho interno que abordan actividades transfronterizas.
  • Reforzar las exigencias de actividad sustancial en los actuales estándares internacionales para así establecer la conexión entre los tributos y el lugar de realización de las actividades económicas o de creación de valor.
  • Mejorar la transparencia y seguridad jurídica para empresas y administraciones fiscales.

En septiembre de 2014 se publicaron siete informes provisionales, todos ellos avalados por los líderes y los ministros de finanzas del G20. A través del paquete definitivo, se compilan los informes para cada una de las 15 acciones identificadas en el Plan de Acción BEPS, reemplazando a los informes publicados en septiembre de 2014.

El paquete definitivo BEPS incluye nuevos estándares mínimos que establecen requisitos sobre: los “informes país por país” (country by country reporting) que, por primera vez, brindarán a las administraciones tributarias una visión global de las operaciones realizadas por las empresas multinacionales; la prevención del abuso de los tratados (treaty shopping), para erradicar el uso de sociedades canalizadoras de inversiones; la limitación a las prácticas tributarias perniciosas, principalmente en el ámbito de la propiedad intelectual y mediante el intercambio automático de ciertas determinaciones o acuerdos entre la administración y el contribuyente (tax rulings); y por último, procedimientos de acuerdo mutuo efectivos, con el fin de garantizar que la lucha contra la doble no imposición no genere situaciones de doble imposición.

Este paquete analiza las directrices de aplicación de las normas de precios de transferencia encaminadas a impedir que los contribuyentes recurran a ciertas entidades, como las denominadas “cash boxes”, establecidas en países de baja o nula tributación, que sirven para evitar impuestos sobre sus beneficios. También se redefine el concepto de establecimiento permanente (EP), terminando con el uso de acuerdos que impiden determinar la existencia de una presencia fiscalmente imponible en un determinado país, a consecuencia de la definición actual de EP, la cual es obsoleta.

El paquete BEPS, proporciona nuevas medidas que los gobiernos deben implementar a través de modificaciones de las normas de derecho interno, incluyendo normas fortalecidas sobre Compañías Foráneas Controladas (CFC), un enfoque común para limitar la erosión de las bases imponibles mediante la deducibilidad de intereses y nuevas normas para neutralizar mecanismos híbridos que pueden producir la doble no imposición.

 

Próximos pasos

El paquete completo de medidas será presentado por el Secretario General de la OCDE, José Ángel Gurría, a los ministros de finanzas del G20 en su reunión del 8 de octubre en Lima, y posteriormente a los líderes del G20 en su reunión en Antalya los días 15 y 16 de noviembre de 2015.

Siguiendo la convocatoria del G20 y de la OCDE hacia una mayor integración, se diseñará y pondrá en marcha un nuevo marco para el monitoreo de BEPS, abierto a todos aquellos países que deseen participar en igualdad de condiciones. La labor de seguimiento consistirá, probablemente, en evaluar la adopción de los estándares mínimos acordados en materia de abuso de convenios, resolución de controversias, informe estandarizado país por país y prácticas tributarias perniciosas, así como la adopción del resto de medidas BEPS, junto a una valoración global del impacto y la eficacia de las medidas.

De manera complementaria a la tarea acometida dentro del ámbito del Proyecto BEPS, se ha iniciado un trabajo paralelo dirigido a aquellos desafíos BEPS identificados como prioritarios por parte de los países de baja imposición. Estos retos comprenden cuestiones relacionadas con la disponibilidad de comparables en precios de transferencia, particularmente en el sector de commodities; incentivos fiscales transparentes y efectivos, y transferencias indirectas de activos. El desarrollo de las herramientas necesarias para ayudar a los países en vías de desarrollo en estas cuestiones continuará a lo largo de 2016 y 2017. Junto a los países trabajarán organizaciones fiscales regionales, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y Naciones Unidas.

Dado el constante flujo de información que surge en torno al tema BEPS, nuestros especialistas le mantendrán actualizado y quedan a sus órdenes para asistirle en cualquier inquietud respecto de este tema.