Habitaciones disponibles

Cómo el COVID-19 ha impactado a la industria hotelera

La pandemia por COVID-19 causó un nivel de disrupción sin precedentes en la industria hotelera mundial. La combinación de confinamientos locales y restricciones de viaje provocaron el cierre temporal de muchos hoteles o las operaciones a una pequeña fracción de su capacidad disponible. A medida que la crisis sigue creciendo, aún no está claro en qué forma emergerá esta industria.

La industria hotelera está acostumbrada a lidiar con la disrupción, pero nunca a esta escala. Si bien, anteriormente solo los eventos localizados como los huracanes podrían resultar en cierres a largo plazo, en 2020 se ha visto una caída generalizada de los clientes que buscan alojarse en hoteles. Lo que hace que esta crisis sea tan única es lo indiscriminada que es: todos los negocios hoteleros y todos los rincones del mundo se han visto afectados de alguna manera.

A finales de julio, las tasas de ocupación fueron del 60% en China, del 48% en Estados Unidos y del 32% en Italia. Y con la preocupación en Europa por nuevos picos y segundas olas, está claro que la crisis está lejos de terminar. Entonces, ¿cuáles son los desafíos específicos a los que se enfrenta la industria hotelera?

Impacto del COVID en industria hotelera

Liquidez

El impacto inmediato ha sido una fuerte caída en los ingresos, ya que los viajeros de negocios y los turistas viven encerrados o utilizan videoconferencias para reunirse con los clientes. Al problema se suma toda la incertidumbre con respecto a la situación actual.

Actualmente, los operadores hoteleros no pueden decir con confianza cuándo se levantarán las restricciones de viaje y si los consumidores seguirán siendo cautelosos durante un período posterior.

Además, el distanciamiento social puede requerir que los hoteles ofrezcan menos habitaciones en el futuro previsible. Investigaciones recientes muestran que, con un espacio de 10 pies de diámetro entre las mesas, es posible que los restaurantes solo puedan generar el 19% de los ingresos que tenían antes de COVID.

 

Empleo

Muchos operadores han podido reducir sus costos laborales reduciendo horas o utilizando opciones de soporte del gobierno. Sin embargo, esto podría crear problemas a medida que los hoteles comiencen a generar más negocios.

¿Es probable que el personal pueda trabajar horas reducidas durante un período de tiempo prolongado? Con menos personal, también puede haber más espacio para errores, descuidos y un servicio por debajo del estándar a medida que los trabajadores restantes se agotan.

 

Deuda y reestructuración

Un gran número de operadores de hoteles están buscando reestructurar sus deudas, lo que podría crear oportunidades para los propietarios de capital privado con grandes reservas de efectivo. Ser capaz de reestructurar requiere poder demostrar que un hotel sigue siendo un negocio viable y es probable que continúe funcionando una vez que se levanten las restricciones de viaje y cierre.

También hay una serie de medidas gubernamentales en todo el mundo destinadas a brindar asistencia a los sectores en dificultades, pero no está claro durante cuánto tiempo estarán disponibles.

 

Prepararse para vivir la nueva normalidad

La pandemia puede conducir a una aceleración de la introducción de servicios digitales y remotos como los registros móviles y contribuir a un cambio en la experiencia del cliente en toda la industria. Sin embargo, lo que está claro es que pasará algún tiempo antes de que la industria hotelera vuelva a la forma en que podía operar hace un año.

La industria hotelera enfrenta algunas decisiones difíciles en los próximos meses, a medida que todos comenzamos a navegar hacia la recuperación. Podemos ayudarlo a proteger y restaurar el valor en su negocio, para que esté en la mejor posición de operar en la nueva normalidad.