• Para lecciones valiosas, no olvidemos a los pequeños

Estamos acostumbrados a ver hacia arriba para aprender, pero los que todavía no llegan también tienen mucho qué enseñarnos.

Llegar a una —porque hay muchas— cima no quiere decir que el crecimiento se detiene. Para continuar hacia adelante es importante repasar lo vivido, y si lo hacemos con atención, notaremos que mucho de lo que nos ayudó a continuar con nuestro proyecto lo tuvimos desde que empezamos. Dediquemos un momento a repasar lo valioso de los que apenas arrancan, los que todavía no son grandes, y reconozcamos todo lo que podemos admirarles, y que también nos recordará que todavía tenemos ese ímpetu que parece que los hace sentirse invencibles. 

Cuando pensamos en las grandes empresas, muchas veces lo hacemos del mismo modo en que lo hicimos con los adultos cuando nosotros éramos niños o apenas adolescentes: la experiencia de vida les da inteligencia, fortaleza, valentía y, sobre todo, la habilidad de moverse en su mundo sin las trabas que nosotros, más pequeños, nos enfrentamos. Sin embargo, si es verdad que una compañía ya posicionada y cimentada cuenta ya con las ventajas de un capital estable o al menos un nombre reconocido y respetado donde se mencione, también es cierto que hay beneficios de no estar ya en ese espectro del éxito. Y todo eso es importante tenerlo en mente al ver a los que van empezando, en especial en una época en que la palabra «recesión» hace aparición en las noticias casi diario. 

Pero aquí no se trata de asustar a nadie. Lo importante, y no necesitas leerlo aquí para que lo tengas en mente, es la prevención. Más allá de construir búnkers para sobrevivir tres meses después de un holocausto nuclear, lo importante es considerar factores de riesgo, problemas que son habituales en tu gremio, y construir esas estrategias de salida, por si las dudas. Aquí mismo parece perfecto empezar por enumerar las ventajas de una empresa pequeña: 

Valentía 

De entrada, quien empieza un proyecto propio ya demuestra coraje. Y no es porque no exista el temor al fracaso, sino porque a pesar de éste —latente, muchas veces, a lo largo de la vida— se toma el primer paso en un camino que, seamos sinceros, ya está congestionado. Eso es lo de menos. Lo que sorprende es que haya personas que han dirigido su ingenio, tiempo libre, energía, recursos y conocimiento para crear un producto que para muchos es un esfuerzo inútil e innecesario, pues todo lo innovador, al principio, no apunta al mercado que ya existe, sino al que otros han decidido ignorar. Lo que me lleva al segundo punto. 

Visión 

Precisamente porque están por incursionar en un mundo competido, la innovación es clave. Y cuando pueden ir un paso adelante, la ventaja es todavía más grande. ¿Alguien recuerda cuando Netflix anunció que estaba por lanzar su canal de streaming, y Blockbuster mostró incredulidad al asegurar que sus clientes no cambiarán la experiencia de ir a rentar una película en una de sus sucursales por la comodidad de elegir desde su computadora? Tristemente, la empresa de las letras azules tuvo oportunidad de comprar a su incipiente competencia, pero no la consideró con plusvalía. ¿Quién ríe ahora? 

Flexibilidad 

Tal vez una de las grandes desventajas de una empresa consolidada es su miedo al cambio (por ejemplo, Blockbuster), o mejor dicho, lo complicado que se vuelve hacer un cambio. Los procesos, las autorizaciones y las respuestas ante ciertas crisis se dificultan por demonios como la burocracia, un aspecto que parece imposible de evitar a medida que se crece. Sin embargo, la agilidad en la toma de decisiones y en la capacidad de respuesta no debe oxidarse. El mundo cambia constantemente, estemos listos o no. 

Rebote 

Claro, cuando una empresa va empezando tiene pocos empleados, quizá una infraestructura mínima, pocas deudas. Así que un revés en el camino es sólo eso: un obstáculo más del que se puede recuperar con un préstamo bancario y ya. Por eso es importante ser optimistas, aunque precavidos. Contar con un fondo de emergencia en cuanto hay oportunidad habla de una dirección responsable. Antes de conseguir un mobiliario de diseñador sueco, es importante asegurar el futuro del proyecto si las cosas no salen como lo planeaste. 

Humildad 

Al final, lo importante es recordar que todos empezamos siendo pequeños, y que todo lo que hemos aprendido en el recorrido es tan importante como lo que un CEO de una transnacional puede compartir en un seminario de tres días. Desestimar las fortalezas de los que apenas construyen su carrera equivale a hacer lo mismo con lo que nosotros fuimos tiempo atrás. En lugar de sentirnos amenazados por los más jóvenes, demostremos que la brecha que logramos abrir es también para los que vienen detrás, y que la experiencia que ya tenemos se enriquecerá con su frescura y viceversa. 

Es precisamente ahora, en épocas en las que la economía se anda con precauciones, que es benéfico mirar en otros estrategias de prevención y adaptación, no importa qué tan grande o pequeño es el referente.

Por Mauricio Brizuela Arce
Presidente del Consejo de Administración y Socio Director de Salles Sainz Grant Thornton.

 --00--

 Contacto de prensa:

Héctor Campio

T 52460100 ext 307

C 5545770846

Acerca de Salles, Sainz – Grant Thornton, S.C.

Salles, Sainz - Grant Thornton, S.C. es una firma mexicana de contadores públicos con 40 años de experiencia proporcionando servicios de auditoría, impuestos, consultoría y outsourcing. La Firma tiene un prestigio impecable, reconocida por el riguroso nivel técnico y ético con el que ofrece sus servicios profesionales.  

Salles, Sainz – Grant Thornton es miembro de Grant Thornton International Ltd, una de las organizaciones líderes en el mundo de firmas de contabilidad y consultoría con propiedad y administración independiente. Grant Thornton International Ltd es una organización de $5,000 millones de dólares facturados por sus firmas miembro, con más de 50,000 personas en más de 130 países.